Cursos Emmaús
Un poco de historia...
Por correspondencia
Cómo comenzar
Ciclos de Cursos
Autores
Dónde localizarnos
En Alemania
Cómo pensamos
  
 


Los puntos que ponemos a continuación, son básicamente, nuestra manera de pensar respecto a las cosas de Dios, no quiere decir que los alumnos tengan que pensar así. Quizá, la idea de fondo sería: "En lo esencial, unidad,en lo secundario, libertad, en todo, AMOR DE DIOS".



La Biblia es inspirada por Dios, sin error en los documentos originales y es la autoridad final tanto en los aspectos de la fe como en la práctica.

Hay un solo Dios, quien existe eternamente en tres Personas: Padre, Hijo, y Espíritu Santo.

El Señor Jesucristo es completamente Dios.

Nació de una virgen, perfecto y sin pecado.

Su sacrificio es substitutivo y representativo.

Él resucitó de entre los muertos y ascendió a la diestra de Su Padre, donde ahora ministra como nuestro Gran Sumo Sacerdote.

Él vendrá para arrebatar a Su Iglesia y regresará a reinar sobre la tierra.

Cada miembro de la raza humana ha caído, es pecador y está perdido.

La regeneración por medio del Espíritu Santo es absolutamente necesaria para la salvación del hombre.

La redención es completamente por la sangre de Cristo, y la salvación es por gracia, por medio de la fe en nuestro Señor Jesucristo.



El Espíritu Santo hace morada en el creyente, quien es capacitado para vivir una vida santa.

Habrá una resurrección de los que han sido salvos y de los que están perdidos. De los que han sido salvos para la vida eterna, y de los que están perdidos a un consciente juicio eterno.

La Iglesia comenzó con la venida del Espíritu Santo en el día de Pentecostés y está compuesta por los verdaderos creyentes en el Señor Jesucristo.

El Espíritu Santo que mora en los creyentes los une con otros y con Él.

El llamado, la esperanza y el destino de la Iglesia es celestial, y tiene como funciones principales el glorificar a Dios y testificar de Cristo hasta Su regreso.

Cristo, nuestra Cabeza resucitada, es el dador de dones, tales como evangelistas, pastores y maestros, y estos hombres son responsables ante Él para Su servicio. Estos dones son dados “a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo.”

Hay dos ordenanzas Cristianas, el Bautismo y la Cena del Señor. El bautismo por inmersión significa que el creyente, habiendo muerto con Cristo, es enterrado con Él en el bautismo y levantado con Cristo para caminar en una vida nueva. La Cena del   Señor es una celebración memorial, instituida por el mismo Señor, exclusivamente para Él.

Cada hijo de Dios posee vida eterna y siendo justificado, santificado y sellado con el Espíritu Santo, está seguro por toda la eternidad.

El regreso personal e inminente del Señor Jesucristo para llevarse a Su Iglesia será seguido por la Tribulación y la inauguración del reinado de Cristo sobre la tierra; después Él liberará el Reino de Dios, el Padre, para que el Dios Trino sea en todo para todo.